lunes

RAPACES IBERICAS DIURNAS

En esta entrada conoceremos un poco mas sobre las rapaces que pueblan nuestros campos y a las que podemos observar durante el día, también podremos oír el sonido que emiten, tal vez conociéndolas un poco mas aprendamos a respetarlas y amarlas como se merecen.

Águila calzada (Hieraaetus pennatus)
La envergadura de sus alas puede llegar a medir 120 cm, el color de su plumaje suele ser pardo oscuro y un marrón claro alternados, las remeras primarias de sus alas (puntas) son negras, su vientre y las patas es blanco,
Su vuelo es oscilante, parecido al de los milanos, pasa la mayor parte del día volando y suele hacerlo a gran altura aprovechando las corrientes de aire.
Las patas de esta ave están dotadas de unas gruesas y fuertes garras que le otorgan su nombre
Habita en campiñas con bosques, campos y monte bajo.
En septiembre u octubre, estas aves abandonan su territorio de cría, trasladándose a las sabanas de África.
En mayo, durante la época de celo, deja oír su fina y aguda voz sobre el territorio de cría (fuera de esta época estas aves no suelen gritar). Aparte, el macho demuestra su agilidad en vuelos acrobáticos.
Las águilas calzadas incuban en los árboles, ponen dos huevos a finales de abril o a principios de mayo, los incuban unos 30 días, pudendo el macho sustituir a la hembra en esta misión durante breves intervalos.
A pesar de poner sólo dos huevos, raramente llegan los dos pequeños a la edad adulta
Caza en el suelo y en el aire. Captura desde lagartos hasta conejos, además de aves menores, hasta el tamaño de la codorniz.
A otras rapaces las expulsa de su territorio en luchas aéreas llevadas con virtuosismo, siendo su territorio tan grande que no resulta fácil ver al águila que lo controla.

Águila culebrera (Circaetus gallicus)
Rapaz de tamaño considerable con la cabeza muy ancha y prominente recordando a las de las aves nocturnas. Las alas son largas y anchas. La cola es relativamente larga y recta. Vuelos batidos lentos y profundos. Para cazar se cierne con las patas colgando. Aparecen varias fases de colorido desde muy blancas a muy oscuras.

Adultos: El dorso es de un pardo grisáceo, cabeza clara. Las partes inferiores son blancas con estrías transversales más oscuras. En la garganta y parte superior del pecho presenta como un babero de color marrón oscuro. La cola de color pardo por arriba y clara por debajo presenta 3 o 4 bandas transversales oscuras, la última más ancha. Las piernas y garras desprovistas de plumas.
Jóvenes: Son muy similares a los adultos, presentan una coloración variable y más pardos por debajo con algunas franjas oscuras.
Utiliza prácticamente todos los biotopos existentes en la Comunidad Valenciana, aunque estos deben presentar por lo menos algunos árboles aislados de gran tamaño, de todas formas las áreas más utilizadas corresponden a zonas boscosas de P. sylvestris, nigra y halepensis y áreas de Quercus ilex. Para alimentarse prefiere las zonas abiertas y despejadas sobre todo los lechos de las ramblas o pedreras.

Construye los nidos en Pinos de gran tamaño sobre todo en las copas de los árboles o en ramas laterales donde no tenga dificultad para posarse. El nido compuesto de ramas de nido y tapizado de hojas de pino o encina es de pequeño tamaño comparado con las dimensiones de esta rapaz.. Los primeros individuos aparecen a finales de febrero principio de marzo, realizando la puesta a finales de marzo - abril. Después de la crianza regresan a sus cuarteles de invernada ubicados en el continente africano durante el mes de agosto, septiembre.

Se distribuyen por toda las zonas boscosas de la Comunidad Valenciana especialmente en la parte más septentrional y occidental, aunque se pueden encontrar parejas nidificando casi hasta la misma línea de costa. En la provincia de Alicante se observan ejemplares invernando.
Águila imperial (Aquila adalberti)

De color muy oscuro, presenta manchas claras, contrastadas, en los hombros. Tiene la nuca pálida, las garras robustas, las alas anchas y largas y la cola rectangular. El plumaje de los jóvenes es marrón-rojizo claro, pasando por diversas fases de oscurecimiento general que incluyen la aparición paulatina de las manchas claras hasta los cinco años, en que alcanzan la madurez sexual

El adulto es una gran rapaz oscura con nuca y hombros blancos y complexión robusta. Pico negro azulado y cera y patas amarillas. La hembra es algo mayor que el macho.
Bosque de clima mediterráneo. Habita en encinares y alcornocales de sierras y llanuras, con amplias zonas despejadas en las cercanías, estando presente a veces en zonas de pinos entremezclados con matorral mediterráneo.
Caza en terrenos abiertos. Normalmente captura desde el aire, aunque los ejemplares jóvenes suelen cazar más al acecho. La alimentación es a base de vertebrados, mamíferos (conejos), aves, reptiles e incluso carroña en invierno.
Se encuentra en grave peligro de extinción, ya que su dependencia de biotopos forestales, la caza y los tendidos eléctricos son factores limitantes. El territorio de caza puede abarcar unas 2.000 hectáreas. En la Región es todavía frecuente encontrar nidos con tres pollos, aunque la influencia de la contaminación por insecticidas y pesticidas ha hecho aumentar alarmantemente el número de huevos infértiles. Su puesta normal es de cuatro a cinco huevos. Su dieta está compuesta principalmente por liebres, palomas, córvidos y conejos.
Construye el nido en árboles grandes (encinas, alcornoques...), en lo más alto de la copa, de gran tamaño. La puesta es de 2-4 huevos y es anual.En la península ibérica hay unas cien parejas, especialmente en Extremadura, Huelva y Madrid.
Castilla-La Mancha acoge más del 50 por 100 de la población española de estas aves, y puede encontrársela en zonas apropiadas de bosques autóctonos y dehesas.
Águila perdicera (Aquila fasciata)

El águila perdicera es una rapaz de apreciable tamaño, aunque algo menor que la real, con una envergadura entre 1,50 m y 1,70 m. El diseño de su plumaje en los adultos es muy característico, contrastando el oscuro dorsal, con el claro de la zona ventral, en que destacan sobremanera las franjas negras que presentan las alas y la cola, en su parte más externa. Las alas son un poco más cortas que en las demás águilas, y aparecen un poco ensanchadas por el centro, lo que le da un aspecto como de halcón grande.

El águila perdicera es típica de la región mediterránea, y de sus sierras de altitudes medias y bajas, donde haya matorral mediterráneo y también zonas arboladas.
Sus mayores efectivos se encuentran en la Península Ibérica y en el Magreb.
Suele cazar en las llanuras, principalmente aves, haciéndolo habitualmente por parejas. Aprovecha cortados rocosos para instalar sus nidos, o taludes del propio río, ubicándolos en cuevas o repisas cubiertas, protegidas de las inclemencias del tiempo.
A partir de la década de los 80, esta especie experimentó una regresión muy acelerada del número de parejas, no sólo en la Comunidad Murciana, sino en toda España, siendo, posiblemente, una de las rapaces más amenazadas de Europa. Está considerada EN PELIGRO DE EXTINCIÓN.
Han sido especialmente graves en nuestra región los episodios de persecución directa mediante cepos, a veces instalados en el propio nido por colombicultores, o trampas instaladas como medidas de gestión inadecuadas en algunos cotos de caza menor, además de la siembra de venenos, y los disparos, a lo que se añade la desaparición de sus hábitats por urbanizaciones, creación de pistas forestales, choques con tendidos eléctricos, molestias en zonas de cría, etc. Debe pues reducirse la mortalidad, y mejorar sus territorios de nidificación y alimentación, así como sus áreas de dispersión, e invernada, entre las que se encuentra Murcia con una gran responsabilidad de conservación de la especie, si queremos seguir contemplando el vuelo de esta inapreciada rapaz.
Águila pescadora (Pandion haliaetus)

Ave rapaz de color marrón oscuro en las partes superiores, exceptuando la cabeza que es blanca con un antifaz oscuro típico de la especie. Las inferiores de color blanquecino, con una mancha negra en la zona carpal y puntas de las alas también negras, timoneras y rémiges con bandas oscuras transversales y unas estrías de intensidad variable, incluso prácticamente ausentes, en el pecho. Las garras son de color marfil. Los ojos amarillos y el pico muy afilado con cera gris-azulada.

Destaca un antifaz oscuro que empieza en el pico y se une al dorso pasando por la zona ocular. Píleo manchado de pardo-oscuro de forma variable.
Los jóvenes de primer año presentar un plumaje moteado en las partes superiores y los ojos anaranjados.
La emisión de sonidos se reduce prácticamente a la estación reproductora. Se han identificado hasta 8 sonidos diferentes, de los cuales destaca el grito de alarma “ik-ik-ik” y los de defensa “tiooop-tiooop-tiooop”
Se halla distribuida por todos los continentes, exceptuando la Antártida. En el Paleártico el grueso de la población se distribuye por el norte de Europa y Rusia. En el Mediterráneo occidental nidifica en las islas Baleares, Córcega, norte de Marruecos, Argelia y Túnez, con una población muy escasa estimada en 62-70 parejas. En España continental desapareció como reproductor a principios de la década de los 80 del pasado siglo XX, aunque en el año 2005 se ha vuelto a reproducir una pareja. Los núcleos españoles han quedado reducidos a las Islas Canarias y Baleares, con una población de 29-36 parejas que en los últimos 4 años ha sufrido un ligero retroceso después de un periodo de recuperación. Durante la época migradora pueden observarse ejemplares en cualquier zona de España, especialmente las que pueden ser aptas para la pesca (marismas, embalses, ríos, etc.), llegando a invernar en algunas zonas favorables de Extremadura, delta del Ebro y sur de España como el parque natural del Hondo, salinas de St. Pola, Marjal de Pego, costa y embalses gaditanos y costa de Huelva
El águila pescadora, está estrechamente ligada a los hábitats acuáticos con abundancia de presas, con aguas poco profundas, claras y no contaminadas. Los reproductores españoles, seleccionan hábitats marinos, nidificando en acantilados tranquilos, construyendo el nido sobre rocas. En cambio en el norte de Europa, nidifican sobre árboles, tanto vivos como muertos, instalando el nido sobre la copa, que a veces sustituyen por torretas eléctricas.

Los migrantes e invernantes pescan tanto en zonas marinas, como en aguas continentales, como lagos, ríos, embalses, pantanos, estuarios, bahías, marismas, albuferas, etc.
Durante el invierno, los adultos nidificantes del Mediterráneo, también suelen pescar en lagunas costeras y desembocaduras de ríos; en cambio los jóvenes, en sus migraciones de dispersión pueden adentrarse en el interior de los continentes, explotando recursos de aguas continentales a más de 80 km. de la costa
Águila real (Aquila chrysaetos)

No hay ave que se pueda comparar en majestuosidad al Águila Real. Esta enorme rapaz vuela sobre las cumbres montañosas, desplegando las alas en una envergadura de algo mas de dos metros, mientras escudriña el cielo y la tierra en busca de su presa. Luego se lanza hacia la víctima a una velocidad de 150 kilómetros por hora y cae para apresar una liebre, perdiz o conejo. Ocasionalmente las águilas capturan corderos, aunque normalmente solo los que están débiles por falta de alimento. Comen también carroña.

Las águilas reales se emparejan para toda la vida y tienen normalmente dos o tres puntos concretos de nidificación para elegir entre ellos; estos lugares se hallan situados a distintas alturas, variando la distancia entre ellos, que a veces puede ser mínima, escasamente 20 metros. Frecuentemente utilizan estos puntos en rotación.
El nido escogido, un gran montón de ramas colocadas en saliente o cornisa de montaña, y muy raras veces en un árbol, va aumentando de tamaño al paso de los años. Lo reparan antes de la estación de cría y a menudo lo engalanan con vegetación fresca. Según van creciendo los pollos el nido se va cubriendo de un deposito de huesos, restos del alimento aportado por los adultos.
Casi uniformemente oscuro, con matiz dorado en la cabeza; pico pesado y poderoso; alas excepcionalmente largas; hembra mayor que el macho.

Ambos sexos construyen o reparan nidos en noviembre o diciembre; puesta, marzo o abril, usualmente dos huevos blancos, a menudo con marcas pardo rojizas; incubación, alrededor de 50 días, principalmente por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, dejan el nido tras unas 12 semanas.

Se alimenta de Liebres, conejos, perdices, corderos ( raramente ) y carroña
Águilucho cenizo (Circus pygargus)

El macho tiene partes superiores grises, y se distingue del Aguilucho Pálido macho por estrechas franjas alares negras y obispillo gris, no blanco; hembra más delgada que la del Aguilucho Pálido, con menos blanco en el obispillo.

En España cría por casi todo el país en zonas despejadas, amplias praderas con hierba alta, mostrando particular interés por las grandes extensiones de cultivo de cereal.

Es ave estival que suele llegar a sus lugares de cría hacia finales de marzo en las zonas templadas y durante el mes de abril en la parte septentrional de España. Normalmente llegan ejemplares sueltos que se dedican los primeros días a vagabundear por lugares cercanos, viéndose incluso en zonas altas, lo cual puede deberse también a aves en migración hacia otros puntos de Europa.
Una vez establecidos en sus zonas de cría, se entregan a unos acrobáticos vuelos que denotan la espectacular parada nupcial; en ella macho y hembra vuelan elevándose a bastante altura y lanzándose en picado con cabriolas, vueltas y nuevas subidas, todo ello acompañado de ligeros gritos de reclamo emitidos por los dos sexos.
La hembra construye nido de hierbajos, carrizos o hierba en el suelo de terrenos abiertos, tojares, dunas, arenales, marismas y en tierras de labor; puesta, mayo-junio, usualmente 4 ó 5 huevos blancos o azul pálido; incubación, alrededor de 30 días, sólo por la hembra; durante la incubación el macho se ocupa de la caza; los pollos, alimentados por ambos padres, vuelan tras unas 5 semanas.

Se alimenta de pequeños mamíferos, aves y ranas; algunos insectos, lombrices de tierra.
Águilucho lagunero (Circus aeruginosus)

Principalmente castaño oscuro; el macho tiene pecho ocráceo listado, grandes marcas alares gris-azulado y cola gris; la hembra tiene píleo y cuello pálido; el macho en vuelo muestra anchas bandas grises en las alas.

Este ave manifiesta una marcada preferencia por los terrenos pantanosos y su aparición, siempre repentina, siembra el pánico entre las aves acuáticas. Sin embargo, los patos no tienen nada que temer de esta rapaz indolente, diestra, pero poco rápida; bien armada, pero muy endeble para apoderarse de las presas voluminosas.

Este aguilucho, de plumaje delicadamente coloreado, anima con su presencia nuestros lagos y charcas, siempre que los carrizales le aseguren un refugio y el hombre no la persiga. En ocasiones no deja de cobrar su diezmo en las polladas de patos.
El Aguilucho Lagunero Occidental es una de las rapaces cuya población ha descendido más en los últimos años en España. Las razones de ello no son propiamente alimenticias, sino más bien debidas a la contaminación.
La hembra construye una sólida plataforma de vegetación acuática, revestida con hierbas, siempre en el suelo, entre espesa vegetación de plantas marismeñas; puesta, marzo-junio, 2 a 6 huevos azul muy pálido; incubación, alrededor de 38 días, principalmente por la hembra; los pollos, alimentados por la hembra, dejan el nido a los 35-40 días, volando una o dos semanas más tarde.
Se alimenta de ratas de agua; gallinetas, fochas y otras aves; huevos y pollos; ranas y culebras.



Águilucho palido (Circus cyaneus)

Macho gris, hembra castaña, con partes inferiores rayadas y barras negras en las alas; el macho se distingue del Aguilucho Cenizo por su obispillo blanco y ausencia de barras negras en las alas.

Cuando caza en vuelo, a poca altura, el Aguilucho Pálido aletea perezosamente cuatro o cinco veces, luego planea con las alas medio alzadas y, por fin, se lanza a tierra para capturar un ratón, una rana, un pollo de Triguero o un huevo de otra ave que críe en tierra.

Por el contrario, durante sus espectaculares juegos nupciales aéreos, puede realizar grandes acrobacias: se eleva verticalmente, gira con una voltereta en lo alto de la trayectoria y luego se desploma con las alas cerradas. Mientras la hembra está echada en el nido, el macho, tras capturar una presa, la llama con estridentes chillidos y le traspasa el alimento en vuelo, bien directamente de unas garras a otras o después de soltarlo en el aire; la hembra regresa inmediatamente al nido, donde continúa la incubación al tiempo que devora la comida. Los padres defienden vigorosamente el nido contra los intrusos gritando agudamente y picando hasta llegar a tocarles, ahuyentándolos enseguida.
Este aguilucho puede verse todo el año en el norte de España, donde anida repartido en escaso número por zonas más o menos esteparias y eriales con algunos árboles. En el resto de la Península sólo se encuentra en migración e invernando, ya que aquí invernan bastantes aves de otros puntos de Europa.
La hembra construye el nido sobre el suelo, a menudo en brezos; puesta, mayo-junio; normalmente 4 huevos blancos o azul pálido; incubación, alrededor de 28 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, dejan el nido tras unas seis semanas.

Se alimenta de pequeños animales terrestres, algunas aves pequeñas capturadas al vuelo, huevos y jóvenes de otras aves.


Álcotan (Falco subbuteo)

Dorso gris pizarra; bigotera negra, pecho blanco y partes inferiores profusamente listadas con negro; muslos rojos; hembra similar al macho, pero ligeramente más grande; en vuelo, alas en forma de guadaña le asemejan a un gran vencejo.

Este bonito halcón es tan ágil que puede hacer cabriolas y giros detrás de una libélula, atrapar el insecto con sus garras y llevárselo al pico sin dejar de volar. Algunas veces los alcotanes despluman aves pequeñas en vuelo, aunque con presas mayores llevan la víctima a una rama o al suelo antes de comenzar a desplumarla.

Los alcotanes parecen volar por puro deleite, volteándose, planeando boca arriba y rizando el rizo solos o en grupos familiares. Su dominio del aire juega un importante papel en el cortejo nupcial, en el cual macho y hembra juntos trazan círculos en largos y ascendentes vuelos durante los que el macho se «abate» hacia la hembra como si se dispusiera a atacarla. Después de atrapar un pájaro, el macho se eleva mucho para picar sobre la hembra y traspasarle la presa en el aire.
Cría en terrenos abiertos con árboles dispersos en donde encuentra nidos viejos de córvidos, y a veces de gavilanes o incluso nidos de ardilla. Se instalan en ellos, y retiran algo del forro del nido abandonado. La puesta ocurre de manera que, cuando un mes más tarde, nazcan los pollos, los padres encuentren abundancia de pajarillos con los que alimentarles.
Anida en árboles, en altos nidos abandonados; pone, en mayo-junio, normalmente 3 a 5 huevos pardo-rojizo claro, fuertemente moteados de castaño; incubación, alrededor de 28 días, principalmente por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, dejan el nido a los 28 días.
Se alimenta de saltamontes, libélulas y otros insectos voladores; pequeñas aves; ocasionalmente murciélagos y aves grandes.

Alimoche (Neophron percnopterus)

Cuerpo blanco-amarillento; parte posterior de las alas negra; cara y mejillas desnudas y amarillas; pico amarillo con punta negra; patas amarillas o grises; jóvenes pardo oscuro por completo, manchados de leonado; parte desnuda de la cabeza, gris claro.

El Alimoche Común no opone reparos en engullir excrementos y restos animales, y su predilección por los cadáveres es muy acusada: los despedaza y limpia el esqueleto hasta el último jirón de carne.

Pariente de los buitres, a los que apenas se parece, en vuelo recuerda levemente, sin embargo, a la Cigüeña Blanca, a causa de la disposición de las marcas blancas y negras de sus alas.
Al contrario de las aves jóvenes, que suelen permanecer en sus cuarteles de invierno, los adultos comienzan a llegar a España a finales de febrero y durante el mes de marzo, dedicándose intensamente a la búsqueda de un emplazamiento para el nido, a veces el mismo de años anteriores.
Tras la cría de los pollos, que abandonan el nido en agosto, empieza el viaje de retorno a los países africanos situados al otro lado del desierto del Sahara. Los jóvenes, muy manchados y de tono pardo oscuro, se distinguen perfectamente de los adultos, y, tras este primer viaje, permanecerán en Africa varios años, generalmente hasta alcanzar la madurez reproductora; entonces regresarán a sus países de origen.
Nido en cornisa o en cavidad de pared rocosa; montón de ramitas forrado de papel, trapos, lana, etc.; puesta, marzo-abril, 2 huevos blancos manchados de pardo; incubación, por ambos padres, de unos 40 días; comienza al poner el primer huevo; los pollos vuelan tras unos 75 días.
Se alimenta de excrementos, detritos, cadáveres, roedores, reptiles, batracios, crustáceos, moluscos e insectos; también huevos de otras aves.
Azor (Accipiter gentilis)

Por encima, pardo-grisáceo apizarrado; ceja clara; por debajo blanco, rayado en la garganta, barrado en el vientre pardo negruzco; subcaudales blancas; cola barrada de oscuro; pico oscuro con cera amarilla; patas amarillas; iris amarillo anaranjado. La hembra es más corpulenta que el macho.

Entre las rapaces de nuestra fauna, el Azor Común y el Halcón Común son temibles y feroces cazadores. El Azor Común, maestro en el ataque por sorpresa, se revela especialmente rápido y preciso. Por otro lado, su morfología se presta bien a esta técnica de caza. Su talla y su potencia le permiten capturar especies de tamaño medio, y su larga cola constituye un timón muy eficaz para efectuar bruscos cambios de rumbo cuando persigue a sus víctimas por el aire.

Huésped de los grandes macizos forestales, establece sus terrenos de caza en los linderos, en los amplios calveros y en los campos salpicados de setos. Emboscado en una rama – su discreta librea le asegura un excelente camuflaje –, espera pacientemente que una presa se mueva en la vecindad. Llegado el momento, abandona su retiro y se lanza sobre su víctima antes de que ésta tenga tiempo de huir.
El Azor Común está en vías de desaparición. Sin embargo, contribuye a limitar el número de Arrendajos, Urracas, Cuervos y Palomas, sus presas favoritas.
Por su especial facilidad para la caza en terrenos boscosos, el Azor Común ha sido desde antiguo una de las rapaces favoritas de los cetreros
Nido construido sobre uno viejo de córvido o de rapaz; puesta de abril a mayo; 3 a 4 huevos azulados; incubación, sólo por la hembra, de 35 a 41 días; los pollos abandonan el nido tras 40 días.

Se alimenta de ardillas, liebres, conejos, topillos, arrendajos, córvidos, palomas, perdices, estorninos, zorzales, mirlos.
Buitre leonado (Gyps fulvus)

Leonado, salvo rémiges y rectrices pardo muy oscuro; cabeza y cuello desnudos, con escaso plumón blanco; gola de plumas en la base del cuello, blancas en los adultos, pardas en los jóvenes; pico fuerte; patas relativamente débiles.

A gran altura, una pareja de buitres leonados describe vueltas lentamente, con las alas extendidas y rígidas, uno junto al otro o tan exactamente superpuestos que parecen unidos por un invisible hilo. Este magnífico vuelo nupcial puede observarse todavía a fines de diciembre o principios de enero en diversas montañas españolas, pero no ocurre lo mismo en el resto de Europa, donde en su gran mayoría han sido exterminados.

Hostigados por cazadores y por desaprensivos colectores de huevos; diezmados por los cebos envenenados que se destinan a los animales carniceros; hambrientos por la escasez de comida cuando se alteran las prácticas de pastoreo, los efectivos de la población española han disminuido alarmantemente en los últimos años y, de no aplicarse remedio a todos estos peligros, podrían alcanzar un nivel crítico para el equilibrio de la especie.
Aunque la mayoría de los buitres leonados españoles parecen ser sedentarios, muchos de ellos realizan desplazamientos a considerables distancias de sus colonias de cría, así como movimientos estacionales de unas buitreras a otras, en general descendiendo de mayores alturas a zonas más bajas.
En colonias; en cornisas o grietas de roqueros; nido voluminoso, de ramas, con forro de hierbas, musgo y pelos, no necesariamente abrigados; puesta, en febrero, un huevo blanco; incubación, por los dos sexos, de unos 60 días; el pollo, alimentado por ambos padres, vuelan tras unos tres meses.

Se alimenta de cadáveres de mamíferos, sobre todo ovejas, cabras, bóvidos, asnos, mulas, caballos; en casos de hambre, basuras.

Buitre negro (Aegypius monachus)

Parecido al Buitre Leonado, del que se distingue por tener cabeza más grande, pico más fuerte y cola mayor, algo cuneiforme el plumaje del adulto no es negro, sino pardo oscuro uniforme, con gorguera parda; cuello calvo; el joven, tono general más oscuro, cara casi negra; sexos iguales.
Una de las más grandes y pesadas rapaces del mundo, se encuentra en grave peligro de extinción, incluso en España, que constituye el último refugio del ave en Europa Occidental.

Su hábitat preferido, y casi exclusivo en España, son los bosques de pinos y, particularmente, las «manchas» de monte bravío. El Buitre Negro construye en ellos su nido, que puede alcanzar enormes dimensiones.
En otoño se afianzan las parejas, que realizan vuelos nupciales y casi enseguida comienzan a arreglar el nido, recogiendo materiales de zonas vecinas; antes del apareamiento se han descrito movimientos de ambas aves, que se colocan en posición casi horizontal y realizan simulacros de lucha. El pollo permanece varios meses en el nido y hasta fines de verano no comienza a volar.
Las aves adultas y de edades intermedias se desplazan grandes trechos en busca de comida, por lo que pueden verse en zonas poco montañosas y apartadas de sus lugares de cría.
El nido, en árboles, principalmente alcornoques y pinos, construido o reparado por ambos padres, es un montón de ramas y palos que pueden alcanzar gran tamaño; está colocado entre 3 y 25 metros; puesta, final de febrero-marzo, un huevo blanco, manchado de pardo-rojizo; incubación, de 52 a 55 días, por ambos sexos; el pollo, alimentado por ambos padres, vuela a los 4 meses.

Se alimenta  principalmente de carroña, aunque a veces captura animales enfermos.


Cernicalo primilla (Falco naumanni)

Muy parecido al Cernícalo Vulgar, aunque más grácil; macho, partes superiores rojo-acastañadas sin motas oscuras, cabeza y cola más azuladas; hembra y joven, iguales a los del Vulgar; uñas blancas en todas las edades (negras en el Vulgar).

A primera vista, este pequeño rapaz es prácticamente igual que el Cernícalo Vulgar, pero examinada detenidamente ofrece considerables diferencias, tanto morfológicas como de comportamiento. Efectivamente, aunque las hembras y jóvenes de ambas especies sólo se distinguen por el color de las uñas (blancas en la Primilla), los machos, además de este carácter, son más pequeños y más esbeltos que los del Cernícalo Vulgar, careciendo de marcas oscuras en el dorso y con la cabeza y cola más azuladas. El rasgo que mejor le distingue del Cernícalo Vulgar es la voz, pues su grito es muy diferente al de éste.

Cría, generalmente en colonia, en núcleos habitados. En ocasiones también lo hace en acantilados y en árboles.
Marcha pronto de sus regiones de invernada, alcanzando la Península en el mes de febrero, y principalmente en marzo, y se extiende sobre todo por el sur, centro y oeste del país. El viaje otoñal hasta Africa comienza en agosto, prolongándose hasta octubre la marcha.
Anida en pequeñas colonias; no construye nido, ocupando huecos y cavidades de edificios viejos, tejados y acantilados, aunque prefiere la proximidad del hombre; puesta, de abril a junio, de 4 a 5 huevos redondeados, rosa-cremoso oscuro con marcas rojizas claras; incubación de unos 28 días por ambos padres, aunque el mayor trabajo lo realiza la hembra; los pollos, alimentados primero por el macho y después por ambos progenitores, pueden volar sobre los 29 días.

Se alimenta principalmente de  grandes insectos, cazados en el suelo o aire; en especial ortópteros; también pequeños mamíferos, reptiles y batracios en ocasiones.

Cernicalo vulgar (Falco tinnunculus)

Alas puntiagudas y cola larga; el macho tiene cabeza obispillo y cola gris azulada, con ancha banda negra cerca del final de la cola; la hembra tiene cola barrada, también con banda negra; es característico el cernirse en vuelo.

Como todas las aves de presa, el Cernícalo Vulgar está protegido por la ley durante todo el año. Se le considera un ave útil contra los ratones, ratas, topillos e insectos dañinos.

Debido en parte a su facilidad para adaptarse a diferentes clases de biotopos, el Cernícalo Vulgar se ha convertido en una de las aves de presa diurnas más comunes, pues puede encontrársele tanto en tierras cultivadas como en eriales, brezales y variedad de acantilados.
En su vuelo característico, al que debe el nombre, el ave se cierne con la cola extendida en abanico y fuertes aleteos mientras vigila el suelo en busca de presas, lo cual es frecuente observar a lo largo de nuestras carreteras. En nuestro país, esta ave vive principalmente en el campo, mientras que su próximo pariente el Cernícalo Primilla es un habitante de las poblaciones, caracterizándose ambos sobre todo por su distintivo grito y por tener las uñas negras, mientras que las del Primilla son blancas.
La nota principal del Cernícalo Vulgar es un penetrante «hi-hi-hi», aunque no se oye muchas veces a menos que las aves estén «jugando» o el macho persiga a la hembra.
No construye nido; huevos dejados en borde de rocas, edificios altos, agujero de árbol o nido abandonado; pone, de abril a junio, de 3 a 5 huevos blancos con manchas rojo-acastañadas; incubación, de unos 28 días, principalmente por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, vuelan tras unos 30 días.

Se alimenta principalmente de ratones, topillos y ratoncillos; también ranas, lombrices e insectos; gorriones y otras aves.

Elanio azul (Elanus caeruleus)

Rapaz relativamente pequeña, de coloración muy clara y que se cierne como un Cernícalo. Se localiza sobre el centro oeste de España. Frente y cejas, blancas; partes inferiores blancas. Partes superiores, grises, en general. Alas grises por encima, con borde anterior blanco y banda alar negra. Ojos rojos, pico negro con cera amarilla; patas amarillas. Los jóvenes, pecho y cuello castaño rojizo, y casi todo el dorso pardusco, estriado de blanco en la nuca; ojo oscuro.

Cuando el Elanio es observado en vuelo se notan en seguida sus largas y apuntadas alas con la cola también bastante larga y en la que se aprecia una ligera escotadura. Se cierne a menudo como un Cernícalo y vuela con lentitud a veces y otras lo hace rápidamente, llevando entonces las alas muy anguladas. Su silueta y el color del plumaje, lo mismo que sus actitudes son inconfundibles aun visto a distancia, pero con frecuencia algunos lo confunden con una paloma por el color.

Cuando se posa lo hace muy a menudo sobre el tope de un poste o en un alambre del tendido eléctrico, al extremo de la guía de un pino o en otro lugar prominente. Es fácil observarlo durante todas las horas del día pero parece preferir las del crepúsculo para cazar.
Anida en árboles no muy altos. Nido formado por ramas, y construido cada año. Puesta, de marzo a mayo de 3 a 5 huevos, color crema, pintados y rayados de pardo y grisáceo; incubación, de 25 a 28 días por la pareja; los primeros días es el macho el que trae el alimento, cebando los pollos la hembra, luego son la pareja la que trae el alimento para los pollos, a los 21 días ya están emplumados, volando sobre los 30 a 35.

Se alimenta de mamíferos pequeños, insectos, algunas aves y reptiles.
Esmerejon (Falco columbarius)

Dorso y cola azul pizarra; hembra mayor que el macho, con dorso castaño oscuro y cola flanjeada; ambos tienen partes inferiores fuertemente listadas.

El Esmerejón se lanza pegado al brezal siguiendo cada quiebro y giro del vuelo de su presa, cuando persigue a uno de los pajarillos (bisbitas, pardillos, etc.) que son sus víctimas principales. El macho es poco mayor que un mirlo, pesando apenas un poco más de 100 gramos. A pesar de ello, después de una persistente persecución llega a cazar aves tan grandes como él.

Los Esmerejones tienen una dieta constituida además por pequeños mamíferos, lagartos e insectos durante sus nomadeos invernales, que pueden llevarles sobre pastizales, marismas o costas. En las épocas de migración dependen sobre todo de los pajarillos que se están desplazando hacia sus cuarteles de invierno meridionales.
Esta frágil y audaz rapaz no anida en la península Ibérica, encontrándose sus áreas de cría principalmente en el norte de Europa, de donde proceden las aves de esta especie que llegan en otoño, algunas de ellas en fechas relativamente tempranas. Aunque el número de invernantes es escaso, no por ello dejan de hacerse notar los Esmerejones, ya que realizan espectaculares persecuciones de diversos pajarillos en campo abierto.
En esta época se muestra muy solitario o todo lo más en parejas. El viaje de regreso lo suele realizar en marzo.
Nidos en el suelo o en viejos nidos de córvidos; puesta, de mayo a junio, generalmente 4 huevos crema con fuertes motas pardo-rojizas; incubación alrededor de 30 días por ambos padres; los pollos, atendidos por la pareja, abandonan el nido a los 26 días.

Se alimenta de pequeñas aves, por lo general Bisbitas, Alondras, Calandrias, Estorninos; algunos pequeños mamíferos y lagartos; pocos insectos; ocasionalmente pollos de aves.
Gavilan (Accipiter nisus)

Alas cortas y redondeadas; cola larga; el macho tiene partes superiores pizarra oscura e inferiores ondeadas de color pardo-rojizo; la hembra, más grande, partes superiores parduscas, inferiores ondeadas de pardo oscuro y lista superciliar blanca
El rápido gavilán se basa en el ataque por sorpresa como técnica de caza. Vuela rápidamente a lo largo de un soto y, de repente, se lanza hacia arriba para caer sobre un confiado grupo de fringílidos, atrapa una víctima y sigue su vuelo. Si la presa escapa, la rapaz raramente intenta otro ataque.

Las principales víctimas del gavilán macho son los pájaros pequeños, pero la hembra, de mayor tamaño, ocasionalmente mata aves tan grandes como una paloma. Los gavilanes también comen pollos de aves de caza; «crimen» por el que han sufrido una persecución a gran escala por los cazadores, hasta que se les dio protección legal.
Es probable que el Gavilán Común haya padecido también las consecuencias de los pesticidas agrícolas. De cualquier manera, es una de las rapaces cuyo número ha descendido más en España, seguramente debido a la persecución de que fué objeto.
El macho caza solo mientras la hembra está incubando, posándose en uno de sus «desplumaderos» con su presa y reclamando a su compañera, para alimentarla, con un ronco y rechinante «qui-qui-qui-qui».
Nido construido de ramas, en árbol, frecuentemente sólo por la hembra, forrado con ramitas delgadas; pone, en mayo, de 4 a 6 huevos blancos con tinte azul y manchas pardo-rojizas; incubación, de unos 35 días, sólo por la hembra; los pollos, alimentados por ambos padres, dejan el nido tras unos 30 días
Se alimenta de gorriones, estorninos, otros pajarillos, ocasionalmente topillos, ratones y gazapos; insectos.

continuara...









6 comentarios:

  1. Anónimo5.1.12

    COMO PUEDO CONSEGIR UN PERMISO PARA UN CERNICALO ?

    ResponderEliminar
  2. Hola, según que especie quieras, el cernícalo primilla esta considerado vu (vulnerable) Categoría para especies que experimentaron una importante reducción en la población o una fragmentación o disminución en su distribución natural.
    Difícilmente puedas comprar uno legalmente, el vulgar con todos los requisitos que exige la ley para el desarrollo de la cetrería, tal vez puedas conseguirlo, el cernícalo americano tampoco esta en peligro de extinción, de todas formas si solo buscas una mascota infórmate en un centro especializado en la venta de estas aves, un saludo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo31.1.12

    no tengo q ve na con esta pagina pero me ha servido para hacer un ej deciencias naturales ja ja jsa jas jsa

    ResponderEliminar
  4. La foto del Alcotán, creo que es de un peregrino.

    ResponderEliminar

deja tu comentario, no tienes que registrarte, mas abajo en comentar como: selecciona anonimo